Hoy ha sido un día intenso. Empezamos la mañana visitando la encantadora población de Saint Andrews. Más tarde visitamos uno de los castillos con más historias de fantasmas de Escocia, Glamis. Pero el día todavía nos depara dos sorpresas en este viaje por Escocia que acaba de empezar, las ruinas de la abadía de Arbroath y las interesantes piedras pictas de Aberlemno.

Nuestra guía de viaje a Escocia

 

Ruta de castillos y abadías de Escocia

Dias 2 y 3 de la ruta por Escocia

Abadía de Arbroath

Empezamos el día con las ruinas de una catedral y lo acabamos con otras evocadoras ruinas religiosas, en este caso de la Abadía de Arbroath.

Este edificio de color rojizo fue construido en 1178 y estuvo habitado por monjes benedictinos durante varios siglos, hasta que la reforma protestante escocesa destruyó este hermoso edificio de piedra arenisca roja. Durante los siglos siguientes las piedras de la abadía fueron robadas para construir edificios de la localidad del mismo nombre. Afortunadamente en el siglo XIX se decidió proteger las ruinas que hoy podemos ver.

La abadía de Arbroath fue testigo de un episodio curioso a mediados del siglo XX. En 1950 la piedra del destino fue robada de la abadía de Westminster en Londres. Esta piedra se usaba durante la Edad Media durante la coronación de los reyes escoceses. Durante el robo se rompió en dos trozos, uno de ellos se ocultó en el altar mayor de Arbroath. Y allí fue descubierto tras una larga búsqueda. La piedra del destino es un objeto con gran simbología histórica  y fue devuelta a Escocia por los ingleses en 1996. Hoy puede verse en el castillo de Edimburgo con las demás joyas de la corona escocesa.

Llegamos a la abadía de Arbroath por la tarde, de un día gris. Tras pasar por el centro de visitantes entramos en las ruinas. Recorremos sin rumbo y en solitario las hermosas ruinas rojas que resaltan sobre el verde de la hierba. La fina lluvia, la soledad, los antiguos sepulcros y los muros que se elevan hacia el cielo encapotado hacen de nuestra visita un momento mágico.

Datos Prácticos

  • Horario: de octubre a marzo: de 10 a 16h y de abril a septiembre: de 9:30 a 17:30h
  • Hay parking gratis en la puerta de la abadía, pero con muy pocas plazas.
  • La entrada está incluida en el Explorer Pass
  • Tiempo aproximado de la visita 1 hora
Abadia de Arbroath en Escocia

Abadía de Arbroath

Abadia de Arbroath en Escocia

Abadía de Arbroath

Piedras pictas de Aberlemno

De la abadía de Arbroath nos dirigimos a Stonehaven, pero antes damos un pequeño rodeo para visitar algunas de las piedras pictas que pueden verse en Escocia. Estas antiguas piedras fueron talladas por los pictos, antiguos habitantes de la zona, entre los siglos VI y IX. No se sabe a ciencia cierta para qué servían ni que representan los símbolos esculpidos en ellas.

En Aberlemno pueden verse 4 de estas piedras, la más interesante, en forma de cruz celta, se encuentra en un pequeño cementerio que hay al borde de la carretera, a la entrada del pueblo. Cuando llegamos, a última hora de la tarde, el cementerio está abierto y podemos entrar sin problemas.

Las otras 3 piedras están situadas al borde de la carretera, al aire libre. Hay pocos metros entre una y otra y hay un aparcamiento cercano para poder ir hasta ellas a pie.

Aunque no es una visita imprescindible, te recomendamos que te desvíes solo unos minutos de la carretera para ver estas piedras pictas tan antiguas.

Y al acabar el día nos dirigimos a Stonehaven, una pequeña localidad junto al mar. Allí se encuentra uno de los lugares más espectaculares de Escocia, el castillo de Dunnottar que visitaremos al día siguiente.

Piedras pictas de Aberlemno

Piedras pictas

Piedras pictas de Aberlemno

Cementerio con piedras pictas