Tanto si viajas a Islandia unos pocos días como si dispones de algunas semanas, la península de Snaefellsnes es una de las visitas obligadas que tienes que hacer. Una península ubicada en la región de Vesturland (traducido “tierras del oeste”) que aglutina, en poco espacio, buenos ejemplos de lo que puedes encontrar en Islandia. Así podrás ver en Snaefellsnes cascadas como la fotogénica Kirkjufellsfoss, volcanes como el Snaefellsjökull, un parque nacional, glaciares, espectaculares campos de lava y acantilados azotados por el mar. Y para que puedas organizar tu visita y sepas que hacer y ver en Snaefellsnes te dejamos este artículo.

Cómo llegar a Snaefellsnes

Snaefellsnes es la península puntiaguda que hay en la costa oeste de Islandia, por encima de Reikiavik y por debajo de Vestfirdir o fiordos del oeste.

1.- Carretera

Lo habitual es ir a Snaefellsnes por carretera, desde la Ring Road o carretera 1.

  • Si llegas por el sur toma la carretera 54 que está asfaltada en este tramo.
  • Si entras desde el norte ten en cuenta que la carretera 54 no está asfaltada hasta Stykkisholmur.
mapa carreteras peninsula snaefellsnes islandia

Mapa de carreteras Snaefellsnes (gris=asfalto, marrón=graba)

2.- Ferry

Si estás viajando por los fiordos del oeste (Vestfirdir), la mejor opción para ir a Snaefellsnes, es tomar el ferry que une Brjanslaekur (en Vestfirdir) con Stykkisholmur (en Snaefellsnes). Una opción cómoda, lo decimos por experiencia, rápida (2,5 horas de navegación) y que te ahorra muchos kilómetros de pista sin asfaltar.

La frecuencia de los barcos varía y en general no salen los sábados. Puedes comprobar los horarios y reservar directamente con la naviera Seatours o a través de Direct Ferries.

Cómo recorrer o qué ruta hacer para ver Snaefellsnes

Es muy fácil organizar el recorrido por la península, solo hay que seguir la carretera 54 que circunvala la península. Para llegar hasta la punta (al parque nacional Snaefellsjökull) abandonamos la 54 y tomamos la carretera 574 que recorre el parque. Ambas carreteras están asfaltadas y en buen estado.

En total hay que hacer unos 160 km para rodear la península y llegar a los lugares de interés que hay que ver en Snaefellsnes.

Cuánto tiempo dedicar a recorrer la península de Snaefellsnes

Es una pregunta clásica…¿cuanto tiempo necesito?. Nuestra recomendación es pasar un día completo en Snaefellsnes.

Nosotros dormimos cerca de Stykkisholmur, donde habíamos llegado en ferry desde los fiordos del oeste. Al día siguiente recorrimos Snaefellsnes y dormimos justo antes de salir de la península. Nos dio tiempo perfecto.

Reserva aqui tu hotel en Stykkisholmur

Hay viajeros que prefieren hacer una excursión organizada de un día a Snaefellsnes desde Reikiavik. Sin duda será una jornada agotadora ya que son unos 450 km de carretera, entre ir, volver y rodear la península, pero tiene la ventaja de no tener que conducir e ir con guía.

Que hacer en Snaefellsnes

Nosotros recorrimos la península en el sentido contrario a las agujas del reloj, comenzando en Stykkisholmur que es donde nos dejó el ferry procedente de los fiordos del oeste. Si vienes desde Reikiavik lo puedes haces en el otro sentido sin problemas. Pero vayamos a lo que de verdad importa, ¿qué hay que ver en Snaefellsnes?.

mapa que ver en península Snaefellsnes

Qué ver en peninsula snaefellsnes (aquí mapa interactivo en Google Maps)

1.- Campo de lava de Berserkjahraun

Estos campos de lava se extienden varios kilómetros, pero para verlos de cerca hay que abandonar la comodidad de la carretera asfaltada y conducir por una pista de tierra. Sin embargo sería un error no tomarla ya que los campos de lava de Berserkjahraun es uno de los lugares más interesantes de todo lo que podemos ver en Snaefellsnes.

Pero ¿qué diferencia este lugar de los otros muchos campos de lava que veremos en Islandia?. Pues que los restos de roca volcánica, con el tiempo, se han ido cubriendo de musgo y hoy se muestra como una enorme manta verde. Una muestra más de como la vida vuelve a surgir tras una erupción volcánica.

Para llegar hasta aquí, si estás recorriendo Snaefellsnes por la carretera 54 en el sentido contrario a las agujas del reloj, hay que tomar la pista de tierra que sale a la izquierda, unos 350 metros después de la salida de la carretera 56 (aquí puedes verlo en GoogleMaps). Ve despacio para no pasártela. Se puede ir por esa pista con un coche normal, no es necesario todoterreno e incluso vimos alguna caravana. Eso sí, conduce con cuidado.

Durante los 8 kilómetros de recorrido, el paisaje que nos acompaña es una maravilla. Al final, la pista de tierra termina en otra pista, la 558, también sin asfaltar. La tomamos hacia la izquierda, aunque en las dos direcciones (derecha e izquierda) terminan en la carretera 54, la principal.

Campo de lava Berserkjahraun Snaefellsnes

Pista por el campo de lava Berserkjahraun

Campo de lava Berserkjahraun Snaefellsnes

Campo de lava Berserkjahraun

Campo de lava Berserkjahraun Snaefellsnes

Lava cubierta de musgo

2.- Cascada Grundarfoss

Tras abandonar los campos de lava conducimos otros 18 km por la carretera 54. Entonces, a lo lejos, vemos un gran salto de agua. Se trata de la cascada Grundarfoss con sus 70 metros de altura.

Paramos en un pequeño aparcamiento, a un lado de la carretera. No está claro si nos podemos acercar a la cascada. El acceso a coches está cerrado y la puerta para peatones da a un camino privado. De todas formas creemos que no merece la pena acercarse a la cascada, ya que hay cientos de cascadas similares a esta en Islandia.

Cascada de Grundarfoss

Cascada de Grundarfoss

3.- Cascada Kirkjufellsfoss y monte Kirkjufell

Nuestra siguiente parada es uno de los lugares más fotografiados de Islandia y uno de los imprescindibles que ver en la península de Snaefellsnes. Dejamos el coche en el aparcamiento que está a escasos metros de la cascada (parking de pago con app).

La cascada Kirkjefellsfoss con sus tres pequeños saltos de agua de 20 metros de altura, no destacaría por si sola. Y tampoco el monte Kirkjefell que solo tiene 463 metros. Pero, la imagen, con los saltos de agua en primer plano, la montaña con una forma puntiaguda casi perfecta y el mar al fondo, hacen del conjunto un icono de Islandia.

Cascada Kirkjufellsfoss y monte Kirkjufell snaefellnes islandia

Cascada Kirkjufellsfoss y monte Kirkjufell

4.- Cascada Svodufoss

Nueva parada para ver otra cascada. ¡La de cascadas bonitas que hay en Islandia!

La cascada Svodufoss tiene 40 metros de caída de agua. Pero está ubicada en una especie de fondo de saco formado por paredes con columnas de basalto negro. Cierto que no es la única cascada con basalto de Islandia, pero si que es una de las cascadas que creemos hay que ver en Snaefellsnes.

Para llegar, hemos abandonado la carretera 54 y tomado la 574 en dirección Olafsvik, carretera que continuará rodeando la punta de la península Snaefellsnes. Para ver la cascada, desde la carretera 574 tomamos la salida a Svodufoss, que está indicada. Terminamos en un parking (gratis) desde el que hay un camino marcado con tablas de madera. Lo seguimos y llegamos al mirador de la cascada. Sin embargo la cascada está bastante lejos y decidimos acercarnos. Tomamos un pequeño sendero que sale desde el mirador y discurre por los campos cercanos. Al final llegamos hasta la base de la cascada Svodufoss e incluso por uno de los laterales podemos subir a la parte superior.

En total son 1,6 km (entre ida y vuelta) sin casi desnivel. Os recomendamos el paseo, que no os llevará más de 30 minutos.

Cascada Svodufoss Snaefellsnes

Cascada Svodufoss

Cascada Svodufoss Snaefellsnes

Paredes de basalto en la cascada Svodufoss

5 .- Iglesia Ingjaldsholl (o Ingjaldsholskirkja) (7 km)

Desde el mirador de la cascada Svodufoss ya se ve una pequeña iglesia de paredes blancas y tejados rojizos que aparece aislada en medio de la llanura. Es nuestro siguiente destino, la iglesia Ingjaldsholl. Para llegar tendremos que salir nuevamente hasta la carretera 574 y desde allí tomar el desvío que está bien señalizado.

Por el camino, la estampa es bonita, con la llanura, unas montañas al fondo y la pequeña iglesia en medio de la nada. Luego, de cerca la iglesia es igual que otras muchas de Islandia.

Iglesia Ingjaldsholl (Ingjaldsholskirkja)

Iglesia Ingjaldsholl

6.- Parque nacional Snaefellsjökull (Snæfellsjökull)

Continuamos por la carretera 574 y entramos en el parque nacional Snaefellsjökull, con sus 170 km2 de reserva protegida en torno al volcán Snaefellsjökull. Una enorme montaña coronada por las nieves perpetuas de un glaciar. Un lugar enigmático que aparece en el libro “Viaje al centro de la Tierra” de Julio Verne, como la puerta de entrada al interior de nuestro planeta.

El recorrido por el parque siguiendo la carretera 574 nos permitirá hacer varias paradas en los que creemos son los lugares más interesantes que hay que ver en el parque Snaefellsjökull como son las playas Sakrdsvik y Djupalonssandur, varios faros, un volcán extinto y agujas de Londrangar. Pero veámoslas en detalle.

Snaefellsjökull Snaefellsnes

Parque nacional Snaefellsjökull

7- Playa Skardsvik

Para acceder a esta pequeña playa de arena dorada y paredes de roca basáltica negra hay que dejar la carretera 574 y tomar la 579.

Se trata de una pequeña playa, simpática pero no creemos que sea uno de los imprescindibles que ver en Snaefellsnes y mucho menos si hace mal tiempo.

Playa Skardsvik

Playa Skardsvik

8- Faro Ondverdarnes y faro Svortuloft

Tras visitar la playa Skardsvik continuamos conduciendo por la carretera 579, si bien en este tramo la carretera se torna en una pista llena de baches.

Al final de la carretera (unos 3km desde la playa) hay una bifurcación.

Primero seguimos a mano derecha y nos lleva hasta el faro Ondverdarnes. Es un faro pequeño, cuadrado y pintado de color naranja. La verdad es que no tiene gran atractivo y los últimos 2 kilómetros de carretera son tan malos que no merece la pena llegar hasta allí.

Luego regresamos al cruce y seguimos por otra carretera igual de mala hasta el faro Svortuloft. Tampoco es un faro de esos que quitan el hipo, pero al menos está junto a un acantilado con buenas vistas. En esta zona se supone que se pueden ver frailecillos, aunque nosotros no vemos ninguno a pesar de ser septiembre.

Faro Svortuloft

Faro Svortuloft

faro Ondverdarnes

Faro Ondverdarnes

faro Ondverdarnes

Acantilado junto al faro Ondverdarnes

9- Volcan Saxholl

Tras ver los faros nos toca desandar el camino, regresando por la carretera 579 hasta la 574. Ya de nuevo por esta carretera que rodea el parque, nos encontramos con un volcán perfecto y muchos coches aparcados a sus pies. Es el volcán Saxholl. Decidimos parar y subir hasta su cráter extinto por una escalera que hay en un lado del volcán. Subimos en pocos minutos y las vistas desde arriba merecen la pena, con el volcán Snaefellsjökull dominándolo todo.

Volcan Saxholl Snaefellsnes

Volcán Saxholl

10 – Playa Djupalonssandur (26 kms)

Tras bajar del volcán Saxholl, continuamos 12 km por la carretera 574, hasta ver el desvío a la playa Djupalonssandur. Son 2 km por la carretera 572 (asfaltada) para llegar al aparcamiento de a playa.

Solo nos queda caminar 5-10 minutos por el sendero que baja hasta esta playa negra de cantos rodados. En uno de los extremos de la playa Djupalonssandur encontramos los restos de barco pesquero Epine GY7, hoy reducido a una colección de hierros oxidados esparcidos por la playa.

Playa Djupalonssandur

Resto del barco en la playa Djupalonssandur

Playa Djupalonssandur

Playa Djupalonssandur

11.- Faro de Malarrif

Un esbelto faro de 24 metros de altura y de construcción reciente (año 1946). Si quieres acercarte hay que dejar la carretera 574 y seguir la 5737 (sin asfaltar) un par de kilómetros. Está bien indicado pero el faro no es de lo mejor que podrás ver en Snaefellsnes, por lo que puedes prescindir y verlo desde la lejanía. Eso sí, por la tarde las agujas de Londrangar se ven bien desde aquí.

12 – Agujas de Londrangar

Nuestra última parada en el parque Snaefellsjökull van a ser las agujas de Londrangar. Dos grandes agujas, una de 61m y otra de 75m de altura, que aparecen en la costa y que en realidad son restos de un cráter volcánico ya muy deteriorado.

Hay un aparcamiento para acceder a los miradores y se ven desde lejos.

Agujas de Londrangar Snaefellsnes

Agujas de Londrangar

13.- Acantilados de Hellnar a Arnarstapi (Gatklettur)

Tras ver las agujas continuamos por la carretera 574 y abandonamos el parque Snaefellsjökull. El paisaje continúa siendo espectacular.

Nuestra siguiente parada va a ser Hellnar una minúscula pedanía en la que dejaremos el coche para dar un paseo por unos acantilados. Una caminata sencilla de 2,5 km por sentido (es lineal) con poco desnivel.

La primera parte del camino va por dentro del acantilado, entre piedras, y no se ve el mar. Estamos a punto de darnos la vuelta. Pero seguimos un poco más y cuando llevamos casi 1,5 km comenzamos a ver los acantilados y el mar. El punto más conocido y fotografiado es un arco de piedra llamado Gatklettur.

Un paseo agradable y sencillo, que puedes hacer si te sobra tiempo aunque sinceramente podemos ver muchos acantilados similares en otras zonas de Islandia.

Acantilados de Arnarstapi Hellnar Snaefellsnes

Acantilados de Arnarstapi Hellnar

14.- Iglesia negra Budakirkja

Para llegar hasta esta pequeña iglesia, completamente negra, construida a mediados del siglo XIX en la minúscula aldea de Budir, hay que tomar un desvío desde la carretera principal 574.

Cuando llegamos a la iglesia Budakirkja, tenemos la suerte de haber tenido un día soleado, por lo que el atardecer torna todo el paisaje de un color anaranjado.

Iglesia Budakirkja Snaefellsnes

Iglesia Budakirkja

15.- Playa Ytri Tunga

El desvío para llegar a esta playa no está bien indicado en la carretera principal. En el desvío, junto a la carretera, hay una caseta que parece indicar que es la entrada a una granja. Sin embargo se puede pasar y llegar a un parking pequeño. Allí mismo encontramos un cartel indicando qué tipo de focas se pueden ver en esta estrecha playa. Nosotros no encontramos ninguna, aunque ya sabíamos que la mejor temporada para ver focas es de mayo a julio.

Es el final de nuestro recorrido en coche que nos ha permitido ver Snaefellsnes en un día. Una jornada interesante e intensa por lo que dormimos en un hotel en la península. El siguiente día queremos visitar las cascadas Hraunfossar y Barnafoss, antes de llegar a Reikiavik.

Otros lugares de Islandia que no te puedes perder

cascada Seljalandsfoss islandia

Cascadas del sur

Acantilados Latrabjarg fiordos oeste islandia

Fiordos del oeste

cascada rio skoga islandia

Cascada Skogafoss