La Paz es una de las ciudades más altas del mundo, situada a una altitud de 3600 metros. Aunque no es realmente la capital constitucional de Bolivia, sí que funciona como tal al estar allí la sede del poder legislativo y ejecutivo. La capital de Bolivia es la tranquila y bellísima ciudad de Sucre, pero allí solo reside el poder judicial. Las diferencias entre una y otra ciudad son palpables nada más llegar al aeropuerto de El Alto.

Volábamos desde Sucre donde habíamos descubierto una relajante ciudad con un centro histórico muy cuidado lleno de impolutas casas blancas de estilo colonial. Al llegar a La Paz podemos ver desde el avión miles de casas de ladrillo y un enjambre de bloques que parecen no tener fin.

Aunque no puede decirse que La Paz sea una ciudad bonita ni agradable, es innegable que es un lugar único y que merece la pena visitar.

La ciudad de La Paz

La ubicación de la cuidad es quizás lo más sorprendente de esta inmensa metrópoli que está encajonada en un cañón y rodeada de altas montañas. Desde la población de El Alto da la sensación de que la ciudad ha crecido en un acantilado y las construcciones han ido desplegándose a lo largo y ancho de la ladera de las montañas.

La actual ciudad fue fundada por los colonizadores en el año 1548. En aquel tiempo aún corría en el fondo del cañón un río llamado Choqueyapu, rico en oro y que fue explotado por los españoles. Hoy en día se ha convertido en una enorme alcantarilla y discurre bajo la calle principal, la avenida El Prado.

Hace unas décadas, el aumento de la población y la llegada de miles de campesinos que acudían a la ciudad en busca de una vida mejor fue el germen para la formación de un nuevo asentamiento en lo alto del cañón donde se ubica La Paz. Esta nueva población se llama El Alto y en la actualidad tiene más de un millón de habitantes. Su crecimiento ha sido espectacular en pocos años. Miles de bolivianos dejan sus pueblos atraídos por el crecimiento económico y acaban en El Alto, donde el 75% vive por debajo del umbral de la pobreza.

Recorrer el Alto es una experiencia difícil de explicar. Miles de casas de ladrillo sin acabar, calles sin asfaltar, ninguna o escasa iluminación nocturna y un tráfico infernal. Es habitual leer pintadas en las paredes de las casas tan sorprendentes como éstas: «ladrón pillado será quemado vivo», «auto sospechoso será quemado». El Alto, además de tener el aeropuerto más alto del mundo, a 4000 metros de altitud, ostenta otro récord mucho menos conveniente y es el de ser una de las ciudades más peligrosas del planeta.

La Paz Bolivia

La Paz

Qué ver en La Paz

1.- Mi teleférico

Una ciudad con una ubicación tan especial necesitaba un servicio de transporte adaptado a esa idiosincrasia. El tráfico en la ciudad es infernal y subir hasta El Alto puede llevar mucho tiempo debido a los atascos y a las cerradas curvas que ascienden la montaña. Por ello se estudiaron proyectos que ayudaran a comunicar los barrios altos y bajos y el resultado son las líneas de teleféricos que recorren la ciudad y que empezaron a funcionar en el 2014. El proyecto es muy ambicioso ya que incluye 11 líneas que formarán un anillo para comunicar todos los barrios. En la actualidad están en funcionamiento 3 líneas. Os dejamos aquí un plano en pdf de las líneas de MiTeleférico.

Nosotros hicimos un viaje en las líneas roja y amarilla. Ambas tienen espectaculares vistas de la inmensa colmena que es La Paz. La gente nos contó que estaban encantados con el teleférico, que les había mejorado mucho la vida evitando los atascos que hay para llegar a El Alto.

Debido a la orientación de ambas líneas es mejor hacer el recorrido por la tarde, ya que la luz ilumina las altas montañas circundantes. Para los amantes de la fotografía, la mejor hora es el atardecer.

  • Línea roja: la más cercana al centro. Andando son 15 minutos desde la Plaza San Francisco, cuesta arriba, eso sí. La línea roja pasa a escasos metros de muchas de las casas enclavadas en la falda de la montaña. Al final del recorrido hay un centro comercial y un pequeño mirador. Sin embargo las vistas son mejores desde las cabinas del propio teleférico.
  • Línea amarilla: Se puede tomar el teleférico en la estación del barrio de Sopocachi. Al final del recorrido no hay ningún mirador. En esta zona impresionan los miles de peldaños de escalera que cubren la ladera hasta El Alto.

Para montar en el teleférico es necesario comprar un billete simple en la misma estación.

Tienen horarios muy amplios.

Nunca viajes sin el mejor seguro de viaje

seguro viaje heymondo general

fotografiando viajes autores


– Planifica tu viaje –

Viaje paso a paso

Viajar en coche

Otros consejos viaje

salud viajera

fotografia

alojamiento


– Reservas y descuentos –

Booking reservas

Heymondo seguros

Civitatis excursiones