La ruta de las mil kasbahs en Marruecos está repleta de construcciones de adobe que se confunden con el paisaje. Hay kasbahs en ruinas, kasbahs convertidas en Riads y otras que han sido restauradas y pueden visitarse. Pero, sin duda, el conjunto de edificios de adobe más fascinante, fotogénico y conocido de todo Marruecos es el Ksar de Ait Ben Haddou.

Nuestro viaje por Marruecos nos ha llevado ya por algunas kasbahs restauradas, como Amridil en el palmeral de Skoura o la kasbah Taourirt en Ouarzazate… pero la belleza del ksar de Ait Ben Haddou nos deja sin palabras.

Ksar Ait Ben Haddou

Ksar Ait Ben Haddou

¿Un ksar es igual que una kasbah?

No. Las kasbahs son edificios únicos construidos en adobe, que generalmente están rodeados por altas murallas y almenas. De esta manera servían tanto de vivienda como de protección contra posibles ataques. Por el contrario, un ksar es una ciudad entera construida en adobe. La palabra ksar significa ciudad fortificada bereber.

Un ksar o pueblo fortificado está rodeado de altas murallas. Dentro de ellas hay kasbahs, mezquitas, fondas y un entramado de callejones. Para acceder a un ksar hay que hacerlo a través de alguna de las puertas dispuestas en sus murallas.

Ksar Ait Ben Haddou, un poco de historia

El espectacular ksar de Ait Ben Haddou es patrimonio de la humanidad desde el año 1987, y no es para menos porque su belleza sorprende nada más verlo. No es de extrañar que Ait Ben Haddou haya sido escenario de múltiples películas y series, la más reciente y conocida es posiblemente Juego de Tronos.

No se tiene constancia de la fecha de construcción del Ksar, aunque se cree que pudo empezar a construirse en el siglo XI. Los edificios que se ven hoy en día no son tan antiguos, datan la mayoría del siglo XVII. Parece mentira que hayan pasado tantos siglos porque Ait Ben Haddou se mantiene tal y como debió de ser por aquel entonces. Ver el Ksar desde fuera de los muros es como hacer un viaje en el tiempo.

ait ben haddou

Vista exterior del ksar

La visita de Ait Ben Haddou

Antes de llegar a Ait Ben Haddou paramos en un punto panorámico en la carretera que os recomendamos visitar. Desde este lugar tenemos una vista magnífica de todo el complejo de adobe.

ait ben haddou

Vistas de Ait Ben Haddou desde el mirador de la carretera

Seguimos unos minutos más y llegamos al pueblo que ha crecido al lado del ksar. En él han proliferado hoteles y restaurantes para dar cabida al gran número de turistas que llegan hasta Ait Ben Haddou. Aparcamos el coche en un parking situado justo al inicio de la calle que baja hasta el ksar. Una estrecha callejuela nos conduce hasta el río. Allí tenemos la mejor perspectiva de la gran ciudad bereber. Hemos llegado al atardecer y la luz a esta hora es perfecta para disfrutar de toda la belleza del color del adobe.

En mayo, mes de nuestro viaje a Marruecos, el río Ounila no tiene apenas agua por lo que cruzamos por el cauce seco. Cuando el río lleva más agua se puede cruzar por el puente que hay justo a la izquierda.

Antes de acercarnos a las murallas nos llama la atención una puerta al lado del río que parece demasiado “restaurada” . En realidad, es una construcción de hormigón reciente. Se hizo en 1985 para la película “La joya del Nilo”. En ella, Michael Douglas se estrellaba contra las murallas del ksar en una avioneta

El acceso al ksar es gratis y hay dos puertas de entrada en cada extremo del recinto amurallado. Hay que tener cuidado porque en medio de la muralla, hay una entrada que en realidad es una casa privada por lo que cobran unos dirhams por entrar. Esta casa está situada en un patio que reconocerán los que hayan visto la serie Juego de tronos. Decidimos acceder al ksar por la puerta que queda a la derecha. Damos un poco de vuelta, pero apenas encontramos turistas entrando por ella. Los grandes grupos turísticos suelen acceder por el puente sobre el río.

Lo que encontramos dentro del ksar es un laberinto de callejuelas con edificios de adobe. El paso de los siglos ha hecho mella en unos edificios más que otros. Caminamos en solitario sin un rumbo fijo. Lo mejor en Ait Ben Haddou es perderse por las calles, sin un recorrido planificado. Nos topamos con una zona de kasbhas o casas tradicionales abiertas al público. Entramos en la primera que encontramos y nos parece muy interesante ver como se vivía en una construcción de este tipo.

Continuamos nuestro recorrido cuesta arriba para dirigirnos hacia lo alto del ksar, desde donde se divisan los tejados de adobe y el paisaje que rodea Ait Ben Haddou. Ahora toca ir bajando por las estrechas calles del Ksar, que están repletas de tiendas de recuerdos, quitándole parte del encanto que tiene este fascinante lugar. Al marcharnos, una horda de turistas está entrando en el ksar. Los grandes grupos turísticos y las tiendas de recuerdos son el precio a pagar para que este bellísimo y antiguo ksar de Marruecos se mantenga en pie después de tantos siglos de existencia.

ait ben haddou

entrada al castillo

Entrada a Ait Ben Haddou

ait ben haddou

Una kasbah del khasar Ait Ben Haddou

paredes de adobe del castillo

ait ben haddou

ait ben haddou

ait ben haddou

¿Dónde alojarse en Ait Ban Haddou?

El pueblo que ha crecido al otro lado del río Ounila es un hervidero de turistas. Allí podéis encontrar todo tipo de hoteles, riads y hostales. Nosotros decidimos alejarnos un poco del bullicio y nos alojamos a un par de kilómetros del ksar, en un riad bonito, recién construido y muy tranquilo. Riad Caravane es un sitio perfecto si lo que buscas es tranquilidad, descansar un rato en la piscina y disfrutar de un desayuno delicioso.

Si no dispones de coche, puedes contratar una excursión desde Marrakech