La Costa de la Muerte o Costa da Morte es uno de los destinos más emblemáticos de Galicia. Este bello tramo costero bañado por el siempre bravo Océano Atlántico, se extiende desde Fisterra hasta Malpica. Una ruta en coche por la Costa da Morte te permitirá ver playas desiertas, acantilados, ruinas megalíticas y fascinantes faros. Por todo ello y por mucho más, viajar por la Costa da Morte es una de las mejores experiencias si viajas por la costa gallega de A Coruña.

Nuestra guia para viajar por España

Costa da Morte, el porqué de este nombre tan peculiar

Cuando uno ve el Océano Atlántico chocar contra las rocas de los acantilados de esta parte del litoral gallego, entiende el porqué del nombre Costa de la Muerte.

La Costa da Morte ha sido testigo de infinidad de naufragios. Los temporales, la fuerza del mar y el escarpado litoral convierten esta zona en uno de los lugares del mundo con mayor número de naufragios de la historia. Solo en 100 años se hundieron en los alrededores de Camariñas más de 60 barcos. Algunos navíos incluso sufrieron más de un accidente como fue el caso del barco Madeleine Reig.

Qué ver en la Costa da Morte en 3 días

Nuestro viaje comienza en el faro de Finisterre o Fisterra. Vamos a recorrer durante 3 días la costa hasta llegar a la ciudad de A Coruña. A la Costa da Morte puedes dedicarle el tiempo que quieras, porque siempre encontrarás un rincón en el que perderte pero, al menos tendrás que dedicarle 2 ó 3 días si quieres disfrutar del viaje con tranquilidad.

Te contamos que ver en la Costa da Morte:

1.- Fisterra o Finisterre

Finisterre o fin del mundo, así conocían las gentes de otros tiempos este punto del litoral gallego. Hoy en día ya sabemos que no es el fin del mundo, pero eso no resta belleza a este cabo y al faro que se yergue frente al mar. Fisterra es también punto final del camino de Santiago por lo que ha sido declarado patrimonio europeo.

Para llegar al faro hay que tomar una carretera bien indicada que sale del pueblo de Fisterra y que sigue la linea de la costa. Al final hay un parking donde dejamos el coche para caminar hasta el cercano faro.

Antes de llegar encontramos el edificio del semáforo construido en 1879 y convertido hoy en hotel. Es un lugar espectacular para alojarse si tienes oportunidad.

Podéis ver el atardecer desde el mismo faro, o desde un lugar algo menos concurrido. Antes de llegar al parking, tomad un camino que sale a la derecha y que conduce a “piedra santa”, tras 50 metros de pista de tierra podéis dejar el coche.

La puesta de sol desde el faro de Fisterra y los acantilados que lo rodean es un magnífico comienzo para nuestra ruta por Costa da Morte.

Fisterra cabo faro finisterre

Faro Fisterra

Fisterra cabo faro finisterre

2.- Playa de Lires

Nuestra siguiente parada en la ruta es la bonita playa de Lires. Desde Fisterra seguimos durante 14 kilómetros la carretera paralela a la costa y que conduce a Lires. Llegamos a primera hora de la mañana y la playa está casi desierta. Con la bajamar, el gran arenal que conforma la playa está partido en dos por la ría de Lires.

Como el día no es muy apto para bañarse en las frías aguas del Atlántico, lo mejor que podemos hacer es tomar un café en el bar que hay justo frente a la playa. Las magníficas vistas, una tranquilidad absoluta y la belleza del mar animan a quedarse allí durante horas contemplando el paisaje.

Playa de Lires

Playa de Lires

3.- Faro Cabo Touriñan

El cabo Touriñan está situado a 15 kilómetros al norte de Lires. Una bonita carretera nos conduce hasta este cabo que es el punto más meridional de la España peninsular. Allí se yergue un faro construido en 1898 en una zona donde se producían numerosos naufragios en el siglo XIX. Este faro está unido a la casa del farero y ya no usa, ya que se construyó uno nuevo en 1981, el faro blanco que hay justo pegado al antiguo.

Para ver las espectaculares vistas del mar y el faro, nos dirigimos hacia la izquierda caminando al borde del acantilado. Hoy el mar está tranquilo, pero aquí se han producido muchos naufragios. El más curioso, quizás, sea el del barco Madeleine Reig, que sufrió dos accidentes en el mismo lugar. La primera vez tuvo más suerte y no se hundió pero 22 años después acabó en el fondo del mar en ese mismo punto.

Faro Cabo Touriñan ver en costa da morte

Faro del cabo Touriñan

4.- Muxia

Nos dirigimos al pueblo de Muxia para ver el santuario de Nuestra Señora de la Barca. Junto al santuario hay un faro, pero no es especialmente bonito. Lo que sí es muy fotogénico es el santuario enclavado junto al mar. Un templo que ha sufrido muchas vicisitudes a lo largo de la historia y ha sido reconstruido varias veces tras intensos temporales o un grave incendio que lo destruyó.

Aunque cuando llegamos está cerrado podemos ver algo del interior a través de unas rejas que hay en la puerta. Es curioso como las estatuas de ángeles y santos portan barcos o los sujetan con cuerdas.

En el exterior, el mar rompe contra las grandes piedras que hay junto al santuario. Algunas de ellas tienen leyenda propia, ya que se dice que formaron parte de la barca de piedra con la que la virgen llegó a este lugar.

Faro Muxia ver en costa da morte

Faro de Muxia

Faro Muxia nuestra señora da barca en costa da morte

Nuestra Señora da Barca

5.- Faro de Cabo Vilan o Villano

Enclavado en un saliente rocoso se alza el que fue el primer faro eléctrico en España. Fue construido en 1896, al lado de un antiguo faro que no cumplía bien su función al dejar zonas ciegas en el cabo.

Vilán o Villano, ya que se le conoce por ambos nombres, es uno de los faros más bonitos y fotogénicos que podemos ver en la Costa da Morte. Para disfrutar de toda su belleza, caminamos hasta un montículo cercano desde el que se tienen magníficas vistas de los dos faros y de la antigua casa del farero (convertido hoy en sala de exposiciones). Y de fondo el impresionante océano.

Al volver a la zona del faro podemos ver que la vivienda del farero estaba unida al faro por un pasadizo tapiado con escaleras que queda en el lado izquierdo de la casa, una buena solución para los días de temporal.

Faro cabo Villan o Villano costa da morte

Faro cabo Villan o Villano costa de la muerte galicia

Faro cabo Villan o Villano

6.- Dolmen de Dombate

Abandonamos la costa para adentrarnos unos kilómetros en el interior y ver el dolmen de Dombate. La visita al dolmen puede hacerse por libre pero es mucho más interesante hacer una vista guiada que es gratuita y sale cada 30 minutos del centro de visitantes. El guía nos conduce hasta el dolmen que se encuentra tapado por una gran estructura de madera. Esta construcción que protege el dolmen ha sido muy criticada porque su belleza puede eclipsar lo que realmente hemos venido a ver, el dolmen.

Pero, controversias aparte, este dolmen que puede tener 4000 años de antigüedad es una visita que merece realmente la pena. Las pinturas que tienen las losas que lo componen son muy frágiles y por ello se decidió cubrirlo.

El guía nos recomienda la visita de un castro cercano y nos acercamos a él.

Dolmen de Dombate galicia ver

Dolmen de Dombate

7.- Castro de Borneiro

Está situado a unos 2 kilómetros del Dolmen y la entrada es gratuita. Hay un parking en la puerta y luego hay que andar unos minutos hasta el antiguo poblado celta.

Este castro estuvo habitado entre los siglos IV a.c y siglo II d.c. En el yacimiento se pueden ver las casas típicas de este tipo de poblados, en su mayoría circulares. Una de las construcciones más curiosas es una casa con una gran losa de piedra que hacía de puerta y que se cree se destinaba a baños rituales o sauna. Damos una vuelta por las excavaciones y continuamos nuestro camino.

Castro de Borneiro galicia

Castro de Borneiro

8.- Laxe, playa de los cristales y faro de Laxe

Habíamos visto muchas fotos de una curiosa playa de los cristales, asi que nos acercamos a verla. Está a las afueras del pueblo de Laxe, en el camino hacia el faro. La verdad es que la playa nos decepciona mucho, ya que tiene apenas 10 metros de largo y está llena de algas. Los cristales que la forman, de color verde, se han ido redondeando por el efecto del tiempo y las mareas.

Un kilómetro más allá de la playa se alza el faro de Laxe. Este faro circular, recubierto de azulejos blancos y construido en 1920, es un lugar magnífico para ver el atardecer. En la zona hay bancos y mesas preparadas por si quieres esperar con tranquilidad a que el sol se ponga tras el faro.

Junto al faro hay una hermosa estatura de bronce que lleva el título de “La espera”. Esta obra que representa una madre mirando el mar con su hijo es un homenaje a los marineros que perdieron la vida en el mar.

Playa de los cristales

Playa de los cristales

Faro de Laxe costa da morte

Faro de Laxe

Faro de Laxe en costa da morte

Atardecer en faro de laxe

9.- Faro Roncudo

A la derecha del faro de Laxe, en el siguiente saliente de costa se encuentra el faro de Roncudo. Su diseño es similar a Laxe, ya que está cubierto de azulejos blancos. Este faro también fue construido en 1920 para evitar los numerosos naufragios de esta zona de la costa.

Cerca hay dos cruces de granito en recuerdo de los trabajadores del mar fallecidos trabajando…tanto marineros que han naufragado como mariscadores que recolectan percebes. Precisamente en Roncudo es donde está, según dicen, el mejor y más sabroso percebe del mundo.

Faro de Roncudo ver en costa da morte galicia

Faro de Roncudo

Faro de Roncudo ver en costa da morte galicia

Faro de Roncudo

10.- Faro de Punta Nariga

Nuestro siguiente destino es el faro de Nariga. Un faro moderno, construido en 1997 y que nos recuerda a la proa de un barco. Sobre una gran base de granito se alza el faro de 50 metros de altura. En lo que sería el mascarón de proa hay una escultura de bronce llamada Atlante.

Faro punta Nariga costa da morte

Faro punta Nariga

11.- Cabo San Adrián

Nuestra última parada en el recorrido en coche por la Costa da Morte es el cabo de San Adrián. Allí no encontramos un faro, sino una pequeña ermita dedicada a San Adrián. Aunque es una antigua ermita construida en el siglo XVI, ha sido reconstruida y luce un aspecto que parece nuevo.

Pero lo mejor de este lugar no es la renovada ermita. La belleza del paisaje es la verdadera protagonista del cabo. Frente a nosotros se encuentran las islas Sisargas, con restos de un antiguo faro y otro faro que aún funciona. A la derecha vemos la bonita playa de Sesaia y la población de Malpica de Bergantiños que tiene una ubicación privilegiada frente al mar.

iglesia santo

San Adrian

Tras recorrer durante 3 días los lugares más interesantes que creemos hay que ver en en la Costa da Morte, nos dirigimos hacia A Coruña, una ciudad que nos sorprende por la belleza de su casco antiguo. Pero esto os lo contamos en otra entrada.