Si te digo que lo qué hay que ver en Okayama es un jardín y un castillo, ¿te parece raro?. El jardín de Okayama o Koraken no es un jardín cualquiera. Es uno de los tres mejores jardines de Japón que son: el Korakuen en Okayama, Kenrokuen en Kanazawa y Kairakuen en Mito.

Y es que Japón es conocido, entre otras muchas cosas, por sus jardines de estilo propio en el que se entremezclan piedra, agua y plantas en una armonía perfecta. No solo poseen un fin ornamental sino que siguiendo estrictas normas se construyen pequeños micropaisajes donde se representa la imperfección y el desorden de la naturaleza en una especie de equilibrio inestable. En este tipo de jardines nada es puesto al azar. Las rocas son el elemento que siempre está presente, lo mismo que las plantas. Pero además tienen, de forma real o simbólica, agua, una o más islas, un puente, una linterna o farolillo y en muchos casos una pequeña casa de té.

Una visita a un jardín es imprescindible para aquellos que quieren conocer la cultura nipona.

Kerokuen en Okayama
Korakuen
Kerokuen en Okayama
Korakuen

 

Un poco de historia del castillo y del jardín Korakuen de Okayama

√ El jardín Korakuen de Okayama

Data del siglo XVII, cuando un señor feudal llamado Ikeda Tsunamasa ordenó su construcción. Su uso inicial era privado, pero en 1884 pasó a ser un jardín público tras ser donado a la ciudad de Okayama.El jardín sufrió importantes destrozos en el siglo XX. Primero fruto de la furia de la naturaleza en forma de inundaciones en 1934 y segundo fruto de la furia humana en forma de bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial.

El jardín que había conservado su aspecto original hasta ese momento, ha sido reparado hasta conseguir su fantástico aspecto original.

Es curioso que un jardín lleve más de 300 años conservando el mismo aspecto.

√ El castillo de Okayama

Cercano a la puerta sur del jardín se encuentra el castillo de Okayama construído en el siglo XVI  fue residencia de la familia Ikeda. Desgraciadametne el castillo fue destruído en la Segunda Guerra Mundial, de modo que ahora se visita una reconstrucción de 1966. El castillo, negro por fuera, es muy fotogénico tanto desde cerca como de telón de fondo del jardín de Korakuen. El interior es hoy un museo de historia local.

Castilo de Okayama cerca del jardín Kerokuen
Castillo de Okayama
Castilo de Okayama cerca del jardín Kerokuen

Cómo organizar la visita al jardín de Korakuen

La entrada sur del jardín está al final de un puente en el que dejas a la derecha el castillo de Okayama. Seguro que pararás allí para hacer alguna foto del castillo.

Tras abonar la entrada te entregan un plano del jardín ya que es bastante extenso aunque no tiene pérdida y solo consiste en seguir todos los senderos que están perfectamente delimitados.

El jardín está dividido en distintas zonas, como pequeñas parcelas, cada una de las cuales posee una belleza propia debida a las especies de plantas que predominan.

A lo largo del recorrido encontramos flores de loto, cerezos que deben de ser una maravilla en la época de floración, grandes praderas de césped con muchísimas azaleas y flores diversas, una plantación de arroz y por supuesto los árboles cuyas ramas forman una suerte de pisos o escalones gracias a la laboriosa poda de los jardineros encargados.

Varios lagos, con sus correspondientes puentes, ocupan la parte central del jardín con el castillo de Okayama como telón de fondo.

jardín Kerokuen en Okayama con el castillo al fondo
http://www.okayama-korakuen.jp

Plano jardín

Cómo llegar al jardín de Korakuen

El jardín tiene dos puertas de acceso. La principal y la puerta sur que desde nuestro punto de vista es mejor ya que está cerca del castillo de Okayama. Así de paso lo puedes ver por fuera.

Una vez que sales de la estación de tren JR puedes ir de dos formas:

  • Caminando: unos 25 minutos
  • En tranvía: que inicia su línea en la puerta de la estación de tren. Te subes en la parada Okayama Ekimae y te bajas 3 paradas después, en Shiroshita. Desde allí tienes pocos minutos hasta la puerta sur de Korakuen.

Datos prácticos

  • Lo más habitual es llegar hasta la estación de tren JR de Okayama. Si es así, y no vas a parar en la ciudad, puedes utilizar las taquillas que hay en la estación para dejar el equipaje durante unas horas y hacer la visita cómodamente. Son taquillas grandes en las que cabe perfectamente una maleta, como ya te contamos en la entrada «Moverse en tren por Japón«.
  • Lo único intesante de la ciudad de Okayama es su jardín, por lo que no es necesario pernoctar en esta ciudad. Puedes visitarlo tranquilamente en una mañana.

Alrededores de Okayama: KURASHIKI

Kurashiki está muy bien conectado mediante tren con Okayama. Los trenes son frecuentes y el trayecto de 15 minutos.

Aunque Kurashiki en absoluto es una visita impresionante ni imprescindible, dada la proximidad, si tienes tiempo puedes acercarte.

Kurashiki es hoy una ciudad moderna sin atractivo, pero se ha conservado una pequeña zona tradicional con almacenes de madera del siglo XVII alrededor de un pequeño canal con los típicos peces koi. Es una zona tranquila y bonita, aunque hoy en día los almacenes y casas tradicionales son tiendas de recuerdos.

Kurashiki cerca de Okayama en Japon
Trajes tradicionales en Kurashiki
Kurashiki cerca de Okayama en Japon
Parte antigua de Kurashiki