Estambul es una ciudad con mil y un lugares interesantes que visitar. Su espectacular ubicación unida a la mezcla de culturas europea y asiática hacen de la ciudad turca una de las más fascinantes del mundo. En este artículo te contamos los 20 lugares imprescindibles que ver en Estambul, pero nos dejamos muchos otros en el tintero. Te animamos a viajar a Estambul y descubrirlos por tí mismo.

La ciudad de Estambul

Aunque Estambul es la ciudad más conocida y visitada de Turquía, en realidad la capital del país es Ankara. Aún así, Estambul es la ciudad más poblada del país y es el centro cultural y económico de Turquía.

Estambul, que tiene un pie en Europa y otro en Asia, está ubicada en un lugar que por sí mismo es todo un espectáculo. El estrecho del Bósforo divide la ciudad en dos y conecta el mar de Mármara y el Mar Negro haciendo de frontera entre ambos continentes.

La ciudad fue fundada en el año 667 a.C y recibió el nombre de Bizancio, más tarde se convirtió en Constantinopla. A lo largo de los siglos fue capital de imperios tan grandes como Roma, Bizancio o el imperio Otomano. Con tanta historia a sus espaldas, imaginad todas las maravillas que ofrece y que vais a poder ver en Estambul. Por ello no es de extrañar que las zonas históricas de la ciudad fueran declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985.

Qué ver en Estambul, lugares imprescindibles

Este listado de lugares que ver en Estambul es solo un resumen y no incluye todos los monumentos, rincones y experiencias que ofrece la ciudad. Para recorrer todos estos lugares necesitarás al menos 3 intensos días. Si dispones de menos tiempo o quieres conocer más cosas de la ciudad, puedes hacer un free tour en español por Estambul. O leer nuestros artículos para saber qué ver en Estambul en un día o en 2 días.

1.- Santa Sofía (Aya Sofía)

La basílica de Santa Sofía (Aya Sofía en turco, Hagia Sophia en griego) es la joya de Estambul, uno de los lugares más impresionantes del mundo y uno de los más visitados por los millones de turistas que llegan cada año a la ciudad.

Aya Sofía está ubicada en la turística zona de Sultanahmet frente a otro de los edificios más bellos de Estambul, la mezquita azul. Solo por ver la belleza de este edificio bizantino inaugurado por el emperador Justiniano en el año 537 merece la pena viajar hasta Turquía.

He tenido la suerte de ver Santa Sofía en 3 ocasiones, dos de ellas cuando era un museo (fue transformado en museo en 1935 de la mano de Ataturk) y la última vez después de 2020 cuando se transformó en mezquita. Y lo único que puedo decir es que sentí una enorme decepción y mucha tristeza al ver como un lugar con tanta historia ya no puede recorrerse libremente, que el impresionante suelo original se ha tapado con alfombras, que los mosaicos de la segunda planta han quedado ocultos y que la belleza única de Santa Sofía ha quedado censurada después de 1500 años de existencia. Pero aún así, aunque no se pueda recorrer esta maravilla en su totalidad, sigue siendo espectacular por dentro y por fuera.

Al entrar te vas a quedar boquiabierto, incluso ahora que solo se puede acceder a una pequeña parte de la mezquita. La cúpula, una de las más grandes del mundo es sorprendente, sobre todo teniendo en cuenta los años que lleva en pie.

Para visitar Santa Sofía hay que armarse de paciencia y esperar las larguísimas colas que hay a todas horas. Al ser Santa Sofía una mezquita está abierta todo el día (excepto durante las horas de oración), pero la obligación de quitarse los zapatos enlentece mucho el paso de los visitantes, de ahí las largas colas. Si no quieres esperar, lo mejor es visitar Santa Sofía a última hora de la tarde, cuando ya se ha puesto el sol. A esa hora la iluminación interior es peor, pero entrarás sin filas.

Si no quieres perderte todos los detalles de esta joya que nos ha dejado la historia, puedes hacer una visita guiada a Santa Sofía en español.

Santa Sofia estambul

Santa Sofia

Santa Sofia estambul

Santa Sofia, un imprescindible que ver en Estambul

Santa sofia interior

Interior de Santa Sofia

2.- Mezquita azul (Sultanahmet Cami)

Otra de las joyas de Estambul y también situada en la plaza de Sultanahmet. Esta mezquita imita de alguna manera las formas arquitectónicas de la vecina Santa Sofía, aunque con seis altos e impresionantes minaretes. Estos minaretes fueron una especie de escándalo en su época ya que solo la sagrada mezquita de la Meca tenía ese número de minaretes. Fue construida en el siglo XVII por el sultán Ahmet I, su intención era que la mezquita rivalizara en belleza con la cercana Santa Sofia, y casi lo consiguió, aunque en mi opinión Aya Sofia es mucho más hermosa.

El interior de la mezquita es el que da el nombre “azul” al edificio. En la cúpula y la decoración de las paredes domina este color por orden expreso del sultán que quería un edificio luminoso como el cielo.

La mezquita está abierta todo el día, desde el amanecer al anochecer excepto durante las horas de oración y los viernes por la mañana. Hay largas colas para entrar en la mezquita, por el gran número de turistas que la visitan y la obligación de quitarse los zapatos que hace mucho más lenta la circulación de gente.

mezquita azul Sultanahmet Camii estambul

Mezquita Azul otro lugar que hay que ver en Estambul

mezquita azul Sultanahmet Camii estambul

Mezquita azul o Sultanahmet camii

3.- Palacio de Topkapi

Es inevitable recomendar esta visita, pero ya te advierto que hay que armarse de paciencia para recorrer el palacio de Topkapi rodeado de miles de visitantes. Incluso yendo a primera hora de la mañana hay colas para acceder y una vez en el interior hay una marea humana que llena cada estancia y cada pasillo del palacio y puede hacer que la visita no sea del todo agradable.

Topkapi fue la residencia de los sultanes otomanos. Se terminó de construir en 1478 y está emplazado en un lugar magnífico en el cuerno de oro. Dentro del palacio hay todo tipo de construcciones, patios, miradores, jardines y un harén. En 1924 se convirtió en museo y fue abierto al público.

Para visitar el palacio de Topkapi hay que pasar un control de seguridad, y más tarde comprar las entradas (bien la entrada del palacio o la combinada con el harén). Si dispones del Museum Pass de Estambul o el de Turquía puedes dirigirte directamente a la entrada al palacio.

Ahorrar con el Museum Pass Turquia

Ahorrar con el Museum Pass Turquía

La zona que más nos gustó de Topkapi, quizás porque había mucha menos gente, fue el harén. Este lugar reservado a las mujeres del sultán constaba de cientos de habitaciones, de las que se visita un puñado. En este espacio uno es consciente del lujo con el que vivían estos soberanos turcos.

Una parte del palacio está dedicada al tesoro real, por lo que el tiempo de visita fácilmente pasará de las 2-3 horas.

haren palacio topkapi que ver en estambul

Recinto del haren

haren palacio topkapi que ver en estambul

Palacio Topkapi

haren palacio topkapi que ver en estambul

Haren del palacio Topkapi

4.- Cisterna basílica (Yerebatan Sarnici)

Uno de los lugares más sorprendentes que ver en Estambul es la cisterna basílica. Aunque al entrar os va a parecer mentira, fue construida por el emperador Constantino en el siglo IV y reformado más tarde por Justiniano en el año 532 d.C. Estuvo “escondida” durante siglos hasta que fue descubierta a finales del siglo XIX.

Y os preguntareis, ¿qué funciones cumplía este amplio espacio subterráneo?. Pues lo que su nombre indica, servía de cisterna que suministraba agua al cercano palacio imperial. El agua llegaba por el acueducto romano de Valente hasta allí y se podían acumular 80.000 metros cúbicos de agua.

La belleza de este lugar se debe a las más de 300 esbeltas columnas con hermosos capiteles que se reflejan en sus aguas. El recorrido a través de plataformas nos conduce por todo el espacio y aunque hay bastante gente es un lugar mágico.

Te recomendamos que hagas una visita guiada a la cisterna basílica para no perderte ningún detalle de este lugar tan espectacular.

cisterna catedral estambul

Cisterna de la catedral

5.- Museo arqueológico de Estambul

No importa si no eres muy amante de los museos, éste te va a gustar seguro. Te recomendamos que al menos visites una de las salas más importantes, la dedicada a los sarcófagos de Sion. Esta muestra de sarcófagos de mármol del siglo IV es impresionante.

El resto del museo también tiene otras muchas salas que merecen un recorrido con calma. Además, el museo ha sido remodelado recientemente y la exposición de las piezas es fantástica.

El museo arqueológico de Estambul fue el primer museo de Turquía, abrió sus puertas a finales del siglo XIX. Hoy en día está distribuido en tres espacios. El primero dedicado a una colección de arte oriental, el segundo el que alberga la colección principal y el tercero de cerámica y joyas ubicado en el bonito pabellón de azulejos.

Museo arqueologico Estambul

Museo arqueológico Estambul

6.- Hipódromo de Constantinopla

El antiguo hipódromo construido por Septimio Severo en el siglo III ya no existe. En su lugar hay una gran plaza de 400 metros de largo que seguro vas a recorrer varias veces durante tu visita a Estambul. Este lugar era el centro de Constantinopla y hoy en día es lugar de reunión para millones de turistas que visitan la ciudad turca. El hipódromo no es otra cosa que la plaza que hay al lado de la mezquita azul y que lleva hasta Santa Sofia.

En el hipódromo hay varios lugares interesantes que ver.

  • El obelisco egipcio de Tutmosis III que tiene 3500 años y procede del templo de Karnak en Luxor.
  • La columna serpentina traída desde el santuario de Apolo en Delfos.
  • La columna de Constantino VII
  • Una fuente alemana que fue un regalo del emperador de Prusia al sultán turco en 1898.

7.- Gran bazar (Kapali carsi)

Este gran mercado cubierto ocupa una gran extension, siendo uno de los más grandes del mundo. Tiene decenas de puertas de entrada y una vez en el interior es como un laberinto de calles y cientos de tiendas en las que es difícil orientarse.

La verdad es que el Gran Bazar ha perdido parte de su encanto, ya que está completamente orientado a los turistas y todas las tiendas parecen la misma y venden productos similares. Si has viajado a Irán posiblemente salgas muy desilusionado de este gran bazar, ya que nada tiene que ver con los auténticos y fascinantes bazares iranís. Pero si no has estado antes en un lugar así, te parecerá impresionante, aunque solo sea por su tamaño.

Gran bazar de estambul turquia

Gran bazar de Estambul

8.- Mezquita de Solimán (Suleymaniye camii)

Si la mezquita azul es impresionante, esta mezquita no lo es menos. Su belleza es innegable y su ubicación frente al barrio de Gálata hacen de este lugar uno de los imprescindibles que ver en Estambul.

Suleymaniye fue construida a mediados del siglo XVI por un arquitecto otomano llamado Mimar Sinan, responsable de muchas construcciones de Estambul. Además de visitar el espectacular interior de la mezquita (abierto todo el día, excepto durante las horas de oración) te recomendamos que visites el cementerio que hay en la parte posterior del edificio. Y por supuesto, no olvides dirigirte a la terraza que hay en un lateral porque las vistas son de las mejores de la ciudad.

Frente a la mezquita de Soliman hay varias terrazas donde te recomendamos hacer un alto en tu recorrido por Estambul para tomar un café y disfrutar de unas vistas de ensueño. O si es la hora de comer, te recomendamos que visites los restaurantes que hay en el lateral de la mezquita y que sirven un delicioso y contundente plato de judías llamado Kuru fasulye.

Mezquita de Soliman (Suleymaniye camii) estambul

Mezquita de Solimán (Suleymaniye camii)

Mezquita de Soliman (Suleymaniye camii) estambul

Cementerio junto a Suleymaniye

que ver en estambul

Vistas frente a la mezquita Soliman

Kuru fasulye

No te pierdas el Kuru fasulye…buenísimo

9.- Bazar de las especias o Bazar Egipcio (Mısır Çarşısı)

Aunque el gran bazar es más famoso y grande que el bazar de las especias, para nosotros este bazar tiene mucho más encanto y es más auténtico que el gran bazar. El bazar de las especias que vemos hoy en día fue construido en 1943, aunque en este mismo lugar había otro más antiguo dedicado a la venta de perfumes y especias. Está ubicado en un lugar fascinante, cerca del puente Gálata y de la Mezquita nueva (Yeni camii).

Todos los que hayan viajado como nosotros a Irán y hayan recorrido los espectaculares bazares cubiertos de Tabriz o Isfahán, sentirán que el Gran Bazar e incluso el bazar de las especias de Estambul es demasiado turístico.

bazar especias estambul

Bazar de las especias

10.- Puente Gálata (Galata Köprüsü)

Aunque el puente Gátala es todo un símbolo de Estambul y comunica dos de los barrios más turísticos, la verdad es que el puente en sí no es muy bonito. Su fama viene dada porque conecta el barrio de Gálata con Eminonu y el cuerno de oro.

El actual puente de Gálata fue reconstruido en 1992 tras un grave incendio. Pero antes de él hubo otros puentes desde el primero que fue construido a mediados del siglo XIX. El actual tiene una parte para vehículos y otra peatonal en dos niveles. Desde ambos lugares se tienen unas magnificas vistas del cuerno de oro, de las cercanas mezquitas de Soliman y Nueva.

puente galata estambul

Pescadores en el puente Gálata

11.- Torre Gálata (Galata Kulesi)

La torre Gálata formaba parte de una muralla defensiva construida en la colina de Pera por los comerciantes genoveses en 1348. A lo largo de los siglos ha sido prisión y torre vigía ya que la panorámica que se ve desde lo alto alcanza kilómetros a la redonda.

Aunque la visita a la torre no tiene mayor interés, subir hasta lo terraza a 60 metros de altura es una de las mejores cosas que hacer en Estambul para poder disfrutar de una de las mejores vistas de la ciudad.

La torre de Gálata suele estar muy concurrida, sobre todo al atardecer. Si tienes el museum pass de Estambul, la entrada está incluida.

torre galata estambul

Tórre Gálata

Bósforo desde torre Galata

El Bósforo desde la torre Galata

12.- Istikal cadessi

Esta animada calle comercial y en gran parte peatonal, es la zona más transitada de Estambul. Miles de personas recorren de día y de noche la avenida de la Independencia que está llena de tiendas y restaurantes.

Para llegar a ella lo mejor es tomar el Funicular Karaköy-Beyoğlu Tünel que sube hasta lo alto de la colina de Pera y es el segundo transporte suburbano más antiguo del mundo. Es un medio de transporte con mucha historia y muy práctico para salvar las empinadas cuestas que suben desde el puente Gálata.

13.- En barco por el estrecho del Bósforo

La frontera entre Asia y Europa no es un pedazo de tierra, sino este estrecho marítimo que se ha convertido en el alma de Estambul. Recorrer el estrecho en barco y ver las bellísimas panorámicas de ambos continentes es una de las mejores cosas que puedes hacer en Estambul.

Hay varias formas de navegar por el bósforo. Puedes contratar un crucero turístico por el Bósforo, tomar un barco al atardecer o bien tomar alguno de los ferry públicos que continuamente salen de Eminonu hacia los barrios vecinos.

ferry por el bosforo estambul

En ferry por el Bósforo, otra forma de ver Estambul

14.- San Salvador in Chora (Kariye Muzesi)

Esta iglesia construida en el siglo XI es una de las joyas de Estambul. Hace poco ha sido convertida en mezquita por lo que no sabemos cómo será la visita a partir de ahora. Nosotros hemos tenido la suerte de poder ver los espectaculares mosaicos antes de esta transformación, pero durante nuestra última visita a Estambul estaba cerrado por reformas, así que no sabemos cuanto dejaran tapado y cuanto será accesible a los turistas.

Los mosaicos y frescos de esta antigua iglesia datan del siglo XIV y se consideran los mejores mosaicos bizantinos del mundo. Fue convertida en mezquita tras la conquista otomana de Estambul, pero en lugar de destrozar los mosaicos los cubrieron de yeso, lo que conservó esta obra maestra para la posteridad. Se restauraron estos frescos y se abrió como museo en 1958 hasta que hace poco se decidió volver a convertir en mezquita.

15.- Mezquita de Ortaköy (Büyük Mecidiye Camii)

Sí, es cierto, Ortaköy no es la mezquita más bonita de Turquía, ni las más grande, ni la más antigua… pero hay que reconocer que el atardecer en esta zona de Estambul es uno de los mejores de la ciudad. Ver como el sol de la tarde ilumina la mezquita con el puente de Bogazici al fondo es una estampa que no te puedes perder si viajas a Estambul.

Ademas, los alrededores de la mezquita de Ortaköy están muy animados. Hay varios cafés con magnificas vistas y puestos de comida donde sirven una patatas rellenas de mil cosas o deliciosos dulces. Nosotros fuimos en domingo y había muchos estambulitas disfrutando de la tarde festiva.

Mezquita Ortakoy Estambul

Mezquita Ortakoy

16.- Mezquita de Rüstem Paşa

Esta escondida mezquita está ubicada cerca del bazar de las especias. Puedes visitarla si bajas desde la mezquita de Solimán y recorres el pintoresco mercado que hay alrededor.

Esta maravillosa mezquita fue diseñada por el arquitecto del que os hablábamos hace unas lineas, Mimar Sinan y se terminó de construir en 1563.

¿Y qué tienes esta mezquita que la hace diferente a las demás para incluirla en este listado?. En cuanto pongáis los pies en ella lo sabréis, pero os adelanto que tiene una de las decoraciones de azulejo más hermosas de todo Estambul. Estos azulejos de Iznik, en tonos verdes, azules y rojos tienen motivos florales y geométricos y cubren todas las paredes de la mezquita incluyendo el mihrab y las columnas que sustentan el espacio interior.

mezquita rustem pacha estambul

La pequeña mezquita Rustem Pasa

mezquita rustem pacha estambul

Azulejos en la mezquita Rustem pacha

17.-Visitar un haman o baño turco

Los haman o baños turcos son conocido en todo el mundo. ¿Quién no ha soñado con relajarse en un auténtico baño construido hace siglos?. Pero antes de contaros que haman podéis visitar en Estambul o qué ocurre dentro de estos espacios dedicados al baño y el masaje, vamos a conocer algo más de esta tradición.

La construcción de baños públicos surgió en Roma. En las ciudades del imperio repartidas por el mundo había siempre baños o termas. Esta costumbre unida a la tradición musulmana que da mucha importancia a la higiene personal hicieron que la costumbre de los baños no desapareciera como sí ocurrió en la Europa medieval. De esta manera, los baños turcos se han mantenido fieles a su tradición a lo largo de los siglos siendo por un lado un lugar de encuentro y por otro lado un espacio para la higiene personal cuando no había baños privados en las casas.

Los haman tradicionales tiene una gran belleza arquitectónica. El interior con sus altas cúpulas, su decoración de mármol y su ambiente oscuro y tranquilo, invitan al relax y a la calma. En Estambul quedan algunos haman históricos, que en realidad están destinados a los turistas ávidos de vivir una experiencia de este tipo. Esto no quiere decir que no sean auténticos, pero es verdad que ya no son usado por los estambulitas y han quedado como una atracción turística más.

Uno de los haman más famosos es el de Cemberlitas, contruido en 1584 por el famosos arquitecto Sinan. La belleza interior del lugar es indudable, pero es bastante caro y tiene el inconveniente de que no es mixto.

18.- Asistir a una ceremonia derviche, Sema

Seguro que has visto alguna vez a los derviches giróvagos danzando y dando vueltas y has pensado ¿cómo es posible que no se mareen?. La explicación está en el sufismo, una corriente espiritual que incluye entre sus ceremonias la Sema, una danza que conecta a los danzantes con lo divino. A través del misticismo y la concentración los derviches puedan girar y girar sin parar.

Es cierto que esta danza mística se ha convertido en una atracción turística, pero no por ello deja de ser fascinante.

Nosotros tuvimos la suerte de acudir a una Sema en el Galata Mevlevi Museum (geolocalización), en la zona de Istikal cadessi. Para asistir a una ceremonia de este tipo hay que llegar pronto porque una vez se han llenado los asientos no dejan pasar a nadie más, y no venden entradas con antelación. Si no puedes acudir a esta ceremonia, siempre puedes asistir a una ceremonia con derviches más “turística” pero que te va dejar igualmente con la boca abierta.

derviches girovagos estambul

Derviches girovagos, algo imprescindible que hacer en Estambul

19.- Pequeña Santa Sofía (Küçük Ayasofya Camii)

Esta antigua iglesia, ahora convertida en mezquita, tiene un aspecto exterior que recuerda en algo a Santa Sofía. Fue construida en el año 530 d.C por el emperador bizantino Justiniano. La pena es que el interior ha sido restaurado hace pocos años y está tan recién pintada que parece nueva. 

Para llegar a la pequeña santa Sofía tienes que bajar las empinadas cuestas que llevan desde la zona de Sultanahmet  hasta la orilla del mar de Mármara. Como es una mezquita está abierta todo el día, pero los turistas no pueden entrar durante las horas de oración. 

pequena santa sofia estambul

Pequeña Santa Sofia

20.- Iglesia de Santa Irene (Hagia Irene)

Esta iglesia que nos recuerda a la cercana Santa Sofía está dentro de las murallas del palacio de Topkapi. Fue una de las primeras iglesias cristianas que construyeron los bizantinos, y el paso del tiempo ha dejado mucha huella en ella. El exterior está bien conservado pero el interior está vacío y en algunos lugares en ruinas. Parece que están haciendo trabajos de restauración y así poder recuperar parte de la belleza que debió de tener. 

Santa Irene sigue siendo un museo por lo que hay que pagar para entrar. Si tienes el Museum Pass de Estambul está incluido. 

iglesia santa irene estambul

Iglesia de Santa Irene

iglesia santa irene estambul

Exterior de Santa Irene

Mapa con los lugares que ver en Estambul

Más artículos para viajar a Turquía

Nunca viajes sin el mejor seguro de viaje

seguro viaje heymondo general

fotografiando viajes autores


– Planifica tu viaje –

Viaje paso a paso

Viajar en coche

Otros consejos viaje

salud viajera

fotografia

alojamiento


– Reservas y descuentos –

Booking reservas

Heymondo seguro viaje

Civitatis excursiones