Nuestro viaje por Corea del Sur prosigue y este tercer día de recorrido empieza en la ciudad de Suncheon, que nos sirve de base para visitar en un día varios lugares interesantes de la zona. Empezamos por la aldea tradicional Naganeupseong, una aldea en la que aún hoy viven familias enteras en casas tradicionales. Después nos dirigimos hacia los templos de Songgwangsa y Seonamsa, situados en medio de espesos bosques. De estos templos os hablamos en otra entrada.

Aldea Naganeupseong Corea del sur

Casas de la aldea Naganeupseong

Aldea Naganeupseong Corea del sur

Aldea Naganeupseong Corea del sur

Camino por la muralla de la aldea

Aldea tradicional Naganeupseong

Durante nuestro recorrido por la isla de Jeju ya habíamos visitado la aldea tradicional de Seongeup. Aquella nos gustó especialmente por la tranquilidad de la visita, sin apenas turistas, y porque era una aldea real con familias viviendo y no un simple museo.

En esta ocasión, cerca de Suncheon, nos disponemos a visitar la aldea de la época Joseon mejor conservada del país, o al menos así la publicitan. La aldea tradicional de Naganeupseong fue construida a finales del siglo XIV y estaba rodeada por una muralla de algo menos de kilómetro y medio de longitud. Esta muralla se conserva hoy en día y es quizás el rasgo más distintivo del pueblo. 

En Naganeupseong se realizan multiples actividades, sobre todo los fines de semana. Si tienes suerte podrás disfrutar de bailes tradicionales, música o demostraciones de artesanía coreana que pueden resultar un complemento a la visita a la aldea.

Aldea tradicional Naganeupseong en Suncheon

Calles de la aldea

Aldea tradicional Naganeupseong en Suncheon

Visita al pueblo tradicional

Llegamos a la aldea de Naganeupseong (a 22 km de Suncheon) y después de dejar nuestro coche en un parking gratuito pagamos la correspondiente entrada y entramos por una de las puertas de la ciudad.

Al entrar en la aldea encontramos los edificios gubernamentales, construidos en madera y piedra y similares a los hanoks que se pueden ver a lo largo y ancho de Corea del Sur. Estos edificios tienen el tejado de teja gris, al contrario que las casas de los habitantes de la aldea, que son de paja. Estaban destinadas a las tareas de administración de la aldea y como vivienda de sus gobernantes. Ahora están deshabitados.

Las que siguen habitadas son las 90 casas de paredes de piedra y techo de paja que hay en el resto del recinto amurallado. La mayoría tienen un patio y muchas cuentan con un pequeño huerto. Está claro que Naganeupseong es un pueblo vivo, no un museo.

Para tener una magnífica vista panorámica de todo el pueblo, subimos hasta lo alto de la muralla por unas escaleras cercanas a la puerta sur. Caminamos unos metros por el camino empedrado qeu discurre por la muralla, disfrutando de las vistas de los bonitos techos de paja.

Antes de marcharnos, nos llama la atención la zona dedicada a los ritos funerarios. Hay una serie de troncos de árbol tallados con formas humanoides que parecen más bien caricaturas.

Después de una hora y media de agradable visita, abandonamos Naganeupseong para dirigirnos a los templos de Seonamsa y Songgwangsa. Ambos están situados en hermosos bosques donde el otoño empieza tímidamente a hacer su aparición.

pueblo Naganeupseong en Corea del sur

Caminando por la muralla de la aldea Naganeupseong

Aldea Suncheon

Casas tradicionales

Aldea tradicional Naganeupseong en Suncheon

Aldea tradicional Naganeupseong en Suncheon

Troncos tallados en la zona funeraria

Aldea tradicional Naganeupseong en Suncheon

Muralla en una de las puertas de acceso al pueblo

pueblo Naganeupseong en Suncheon