Después de pasar 3 días en la interesante ciudad de Busan, continuamos nuestro viaje en coche por Corea del sur. Nos dirigimos hacia el norte donde nos espera uno de los lugares más interesante que hay que ver en Corea: Gyeongju y sus tumbas de la dinastía Silla. Pero de camino entre Busan y Gyeongju vamos a parar en dos templos: el impresionante templo Tongdosa y el templo Seongnamsa o Seoknamsa que nos parece decepcionante.

Templo Tongdosa corea del sur

Templo Tongdosa

Templo Tongdosa corea del sur

Pabellones de madera en Tongdosa

Templo Tongdosa (통도사)

El complejo religioso de Tongdosa forma parte de los «Sansa«, o «templos de montaña coreanos» declarados Patrimonio de la humanidad por la Unesco. El templo está pegado al río y rodeado de vegetación por todos lados.

Llegamos a Tongdosa en nuestro coche de alquiler. Hay un parking antes de llegar a la barrera de acceso. Sin embargo continuamos hasta el segundo parking (de pago) que está situado justo a la entrada del templo.

Como en todos los templos de Corea, tenemos que pasar tres puertas de acceso antes de llegar a los pabellones y salas de oración. Hay mucha gente en Tongdosa, algunas personas están adornando todo el templo con flores, desconocemos el motivo o la celebración que se va a llevar a cabo. Muchos fieles abarrotan las salas de oración mientras los monjes recitan sus hipnóticos mantras.

Entramos en algunas salas para admirar las hermosas pinturas, en otras nos abstenemos de entrar para respetar a los que están rezando. Los pabellones son magníficos, de madera antigua y mucho menos restaurados que otros templos que hemos visto a lo largo del país.

En la sala principal se agolpan los fieles, apenas hay hueco para nadie más. En esta sala de oración no hay una imagen de buda, sino un cristal que permite ver una zona cercana donde descansan supuestamente algunas reliquias sagradas de Buda. Nos acercamos a la zona donde están las reliquias pero un alto muro las rodea y no se puede acceder.

» Museo arte budista de Tongdosa

Desandamos el camino y volvemos a la puerta de entrada al templo Tongdosa. Allí hay un edificio moderno que es un museo gratuito con una interesante muestra de arte budista. Merece la pena entrar y hacer un breve recorrido. Una de las piezas más espectaculares del mueso es una enorme y hermosa pintura budista colgada de una de las paredes. Este tipo de pinturas suelen exhibirse en los templos durante alguna celebración especial. Ya habíamos visto una de ellas en el Museo de Seul, que pertenecía al templo de Magoksa. Días después tendríamos la suerte de verla en el templo Haeinsa colgada en el patio principal durante una celebración religiosa.

En el museo vemos también una maqueta del templo. Allí observamos que hay un sendero que se adentra en el bosque y conduce a un montículo desde el que posiblemente se tenga una visión general del templo. Nos dirigimos allí con la esperanza de tener una buena perspectiva, pero tras ascender la pequeña colina nos damos cuenta de que los árboles y la vegetación nos impiden ver el templo Tongdosa.

Después de 2 horas de visita nos dirigimos al coche para continuar nuestra ruta hacia el templo Seongnamsa.

Templo Tongdosa corea del sur

Plaza central de Tongdosa

pabellones del templo

Pabellones del templo

Templo Tongdosa busan

Templo Tongdosa corea del sur

Templo Tongdosa

entrada al templo tongdosa

Pabellones de Tongdosa

guardianes de la puerta del templo

Guardianes de la puerta del templo

Detalle techo templo coreano

Detalle del techado

Templo Seoknamsa o Seongnamsa (석남사)

Al contrario de Tongdosa, en el que los pabellones y salas de oración tienen un aspecto poco restaurado, en Seongnamsa todos los edificios parecen recién pintados. Nos decepciona mucho el aspecto de este templo, ya que parece haber sido construido en época reciente. Es cierto que fue construido en el año 824, pero ha sido destruido y reconstruido tantas veces que poco queda del original.

Para acceder al templo, dejamos el coche en un parking. A partir de ahí tenemos que subir andando hasta el complejo budista unos 10 o 15 minutos. Su distribución es similar a otros templos de Corea, con sus puertas de acceso, su patio central, sus pabellones y pagodas distribuidos alrededor.

Pasamos poco tiempo recorriendo el templo, ya que no nos resulta ni de lejos tan espectacular como Tongdosa, el templo que acabamos de visitar. Por ello volvemos al coche para continuar nuestra ruta hacia Gyeongju.

Templo Seoknamsa corea del sur

Templo Seoknamsa

Templo Seoknamsa corea del sur

Pabellones de Seoknamsa

Templo Seoknamsa corea del sur