Busan es una ciudad enorme. Incluso al alejarse del centro, los rascacielos parecen no acabar nunca. Por eso parece mentira que el templo Seokbulsa y el templo Beomeosa estén en medio de tupidos bosques y a la vez en la misma ciudad de Busan. Este paisaje que une rascacielos y montañas verdes es una constante en Corea del Sur y es una de las cosas que más nos sorprendieron durante nuestro viaje en coche por Corea.

Pasamos 3 días en Busan. El segundo día decidimos alejarnos del bullicio de la ciudad para visitar estos dos templos budistas rodeados de naturaleza.

Templo Seokbulsa Busan corea del sur

Templo Seokbulsa

Templo Beomeosa Busan corea del sur

Plaza principal de templo Beomeosa

Templo Seokbulsa (석불사)

Ir al templo Seokbulsa es algo complicado en transporte público. Los autobuses dejan en la parte baja de la montaña y el resto hay que subir caminando aproximadamente 1 hora por empinadas cuestas. La otra opción es subir en el telecable Geumgang y luego caminar por la montaña.

Nosotros para ir hasta este templo o pequeña ermita en la montaña, tomamos nuestro coche de alquiler. Con él podemos llegar casi hasta la entrada del templo, a pesar de que la carretera no es muy buena, solo tiene un carril para ambos sentidos y es tan empinada que a veces nos sentimos tentados de dar la vuelta y desistir. Pero llegamos hasta arriba y dejamos el coche en un lado de la carretera porque solo hay un pequeño parking en el templo.

No encontramos a nadie por allí, solo un par de monjes que entran y salen de los pocos pabellones que hay en el complejo budista.

Seokbulsa no es un templo famoso por su tamaño, su riqueza de decoración o su historia (fue construido en el siglo XX), sino por las estatuas budistas esculpidas en la montaña. Las figuras de Buda y guardianes son muy bellas y están situadas en una especie de cueva formada por un estrechamiento de la montaña. La soledad, las grandes estatuas en la piedra y el verde paisaje que nos rodea hacen de este templo un lugar único en Corea. Disfrutamos en solitario de la ermita y tras 20 minutos volvemos hacia nuestro coche para seguir nuestro camino hacia el templo budista Beomeosa.

Seokbulsa es un templo diferente, en el que probablemente no encontrarás a nadie más durante tu visita. Pero llegar hasta él sin coche no es fácil por lo que tendrás que valorar si te merece la pena el esfuerzo.

√ Dirección del templo: 143-79 Mandeokgogae-gil, Mandeok 1 (il) -dong, Buk-gu (aquí en templo Seokbulsa en Google Maps)

Templo Seokbulsa Busan corea del sur

Budas esculpidos en la roca en Seokbulsa

Templo Seokbulsa Busan corea del sur

Templo Seokbulsa Busan corea del sur

Templo Seokbulsa

Templo Seokbulsa Busan corea del sur

Ermita Seokbulsa

Templo Seokbulsa Busan corea del sur

Templo Beomeosa (범어사)

A 16 km de Seokbulsa se encuentra el templo budista Beomeosa mucho más conocido que el que acabamos de visitar. Además es mucho más antiguo, ya que su construcción data de hace 1300 años. Por supuesto, no queda casi nada de aquel entonces, porque el templo fue destruido durante una de las invasiones japonesas y reconstruido en el siglo XVIII (durante la dinastía Joseon).

La primera puerta de acceso al templo es famosa por sus pilares construidos en piedra, cuando lo habitual es que sean de madera. Accedemos por ella y tras pasar otras dos puertas llegamos a la plaza central de Beomeosa, amplia y muy grande. Alrededor del patio se distribuyen los principales pabellones del templo. Daeungjeon es uno de los más bonitos y delicados del complejo. La pagoda de 3 pisos es una de las construcciones más antiguas ya que data del siglo IX. Desde aquí disfrutamos de unas vistas magníficas de las montañas y los tejados de tejas negras de las salas de oración.

Como es habitual en los templos de Corea, dentro de una de las salas de oración hay un monje repitiendo junto a los fieles una serie de cantos acompañados por una especie de cascabel hueco de madera que golpean de forma rítmica. Nos quedamos un buen rato escuchando sus rezos, sin poder alejarnos de un sonido tan hipnótico.

De nuevo nos sorprende encontrar la paz de un complejo budista a pocos metros de los rascacielos de Busan. Algo menos de 2 horas nos ha llevado disfrutar de este hermoso templo. Pero es el momento de volver a la vorágine de la ciudad, al ruido y al caos de sus calles repletas de gente.

Templo Beomeosa Busan corea del sur

Puerta al templo Beomeosa con pies de piedra

Templo Beomeosa Busan corea del sur

Detalle de la parte superior de la puerta

Templo Beomeosa Busan corea del sur

Pagoda de piedra de tres plantas…lo más antiguo del templo

Templo Beomeosa Busan corea del sur

Templo Beomeosa Busan corea del sur

Pabellones del templo

Templo Beomeosa Busan corea del sur

Templo Beomeosa Busan corea del sur

Pabellones

Templo Beomeosa Busan corea del sur

Templo Beomeosa Busan corea del sur

Roca grabada en el templo